• 19 - 21 Octubre 2020
  • Centro Citibanamex

Embalaje

¿Sabías que el embalaje es un componente muy importante en la vida de cada producto? Éste es fundamental para llevar a cabo el almacenamiento, manipulación y transportación de los productos que llegan al consumidor final. A continuación, conocerás todo lo que debes saber sobre el embalaje.

Índice

El embalaje es una forma de empaque que envuelve, contiene, protege, conserva el producto envasado y empaquetado para optimizarlo y transportarlo de un lado “A” a un lado “B”. Se le considera como una protección terciaria del producto y es diseñado para su manipulación, transporte y almacenamiento.

Un embalaje transporta y protege a dos o más empaques que, a su vez, contienen dos o más envases, ¿confuso no? pero es más sencillo de lo que parece, por ejemplo:

Embalaje

Empaque

Envase

¿Para qué sirve el embalaje?

El embalaje cumple la función de proteger el producto de determinados riesgos de transporte y almacenamiento como:

  •  Mecánicos: vibraciones, colisión, vuelcos, choques, etc.
  • Climáticos: calor, lluvia, humedad, frío.
  • Almacenamiento: deterioro, corrosión, moho, inundaciones, derramamiento de líquidos, etc.
  • Manipulación: caídas, apilamiento, roces, golpes.

Además, el embalaje informa en el exterior las condiciones de manejo, características del producto, requisitos, símbolos e identificación de su contenido.

Niveles de estructura del embalaje

Podemos diferenciar tres niveles en la estructura del embalaje, primario, secundario y terciario:

  • Primario: es el que está en contacto directo con el producto, lo protege y va más enfocado a cuestiones de marketing.
  • Secundario: contiene uno o varios empaques primarios (envases) y tiene la función de protegerlos.
  • Terciario: es el que agrupa uno o más empaques secundarios, va más enfocado a la transportación y protección durante el proceso de distribución y almacenamiento.

Materiales del embalaje

Los materiales de embalaje suponen una parte muy importante en las tareas de empaquetado, además de una buena aplicación, es necesario que los materiales sean de la mejor calidad ya que de esto depende la protección de los productos.

Es un aspecto indispensable para su correcto traslado y posterior presentación ante el consumidor final. Existen diversos materiales que te pueden ayudar a proteger tu producto, el uso de cada uno de ellos depende del producto que va a transportar, debes elegir de acuerdo a las características del mismo, por ejemplo: 

Bolsas de aire: también llamados sacos hinchables, sirven para brindar protección a las mercancías mientras son transportadas ya que evitan huecos que suponen un riesgo para el producto.

Cartón: es un material básico en el sector de embalaje, según se requiera puede ser de diferente gramaje, densidad, grosor y distintos acabados.

Film estirable: es una película flexible y elástica, fabricada de polietileno (PE) y polipropileno (PP) que sirve para el recubrimiento y protección de productos y cargas paletizadas, existen de diferentes grosores, tipos y colores.

Cinta adhesiva: es el material que se utiliza para el correcto sellado de cajas que evita que se abran y que el producto quede expuesto. Además, te ayuda a identificar el producto ya que existen cintas impresas y con leyendas de precaución, peligro, etc.

Fleje: son tiras plásticas, metálicas o de otros materiales que se utilizan para asegurar todo tipo de embalajes, se comercializan en bobinas y se sellan con hebillas, por medio de calor u otro tipo de sellado y su aplicación puede ser manual o por medio de selladoras.

Pasos a considerar para el correcto envío de productos

Elegir correctamente el tipo de relleno: al rellenar el paquete evitas que el producto sufra daños por vibración o impactos, es crucial separar cada producto y ordenarlos por resistencia. Coloca los más resistentes al exterior y los más frágiles al interior.

Elige un buen material de embalaje: el material exterior es muy importante si deseas que el paquete sea resistente, lo más habitual es el cartón que ofrece diferentes grosores y puede llegar a ser tan resistente como la madera.

La madera aporta estilo y protección infalible cuando se trata de productos frágiles por lo que es ideal para botellas de vidrio, piezas artísticas, muebles o maquinaria.

El plástico también es una opción viable para la protección de productos, ideal para comida y flexibles perfectos para documentos.

Cierra bien la caja: los elementos de cierre deben ser resistentes a rasgaduras y fricciones, la cinta adhesiva de uso industrial es una buena alternativa y, si tu producto es demasiado pesado, lo mejor es usar fleje de polietileno o metálico.

Informa sobre la fragilidad del producto: informar sobre la fragilidad del producto es más importante de lo que piensas, al hacerlo los transportistas y el receptor tendrán más cuidado cuando están advertidos sobre posible rotura del producto.

Acompáñalos de imágenes que te permitan:

  • Una comprensión directa, al no ser preciso leer el aviso.
  • Incluir información, como qué lado debe estar arriba.
  • Llamar fácilmente la atención.

Dirección y etiquetado del empaque: hay que ubicar la información de origen y destino dentro y fuera del paquete, de esta forma la paquetería podrá orientarlo fácilmente. Elimina cualquier etiqueta antigua de la caja.

Proteger la calidad de los productos y la carga es la función principal del embalaje, además de ser decisivo para la confianza y fidelidad de tus clientes.

Asiste a la semana en logística y transporte